Reseñas X: Game of Thrones 4×02 “The Lion and The Rose”.

Y llegamos al segundo capítulo de la cuarta temporada de Game of Thrones, titulado “El León y La Rosa”, león que por supuesto nada tiene que ver con el famoso León de Narnia, y mucho menos le falta La Bruja y el Ropero. Y tal como lo índica el título, el capítulo estuvo lleno de felinos y pétalos por todas partes, tanto así que no dejaron tiempo para las chocoaventuras de Jon, Arya y Daenerys.

En primer lugar tuvimos que verle la jeta nuevamente a Ramsey Snow/Nieve, que cuenta entre sus pasatiempos favoritos el de cazar prostitutas en medio de los bosques del Norte, que para ser Otoño, andan muy verdes por estos días. Theon está completamente doblegado a la voluntad de Ramsey, tomando por completo la personalidad de Reek, aprovechando sus habilidades en el tiro al arco para facilitar la cacería, que termina en una carnicería perpetrada por los perros hambrientos de este psicópata que nada tiene que envidiarle a Joffrey. Excepto quizás que Joffrey sí es hijo legítimo y además rey. Pequeñeces.

Pero no todas las noticias son buenas para Ramsey, porque Papito Bolton llega finalmente a Dreadfort y no precisamente a felicitarlo. El Norte se encuentra invadido por Hombres del Hierro y la mutilación de Theon lo vuelve inútil en cualquier tipo de negociación con los invasores. Pero Ramsey no está dispuesto a claudicar en su propósito de obtener la aprobación de su padre y le informa que Bran y Rickon Stark están vivos, lo cuál pondría en riesgo su propósito de gobernar el Norte. Pero a diferencia de lo que el bastardo espera, Papito Bolton no lo envía a buscar a los niños Stark, sino que lo envía a sacar de una vez por todas a los invasores del territorio que ahora gobierna.

Y hablando del rey de Roma, más allá del muro Bran se encuentra padeciendo de hambre, lo cuál se nota en la cara de anoréxico que trajo este año. Jojen le informa que entrar en el cuerpo de Summer/Verano para comer es inútil, puesto que solamente es el lobo quien se alimenta, no él, lo cuál es bastante lógico hasta para un niño de guardería, pero no para Bran que a estas alturas ya debió sacar la cédula en la Registraduría. Y siguiendo con las genialidades del grupo, al parecer alguien por fin se dio cuenta que entrar a la bosques congelados más allá del muro sin saber con exactitud a donde se dirigían era muy mala idea, pero al parecer Bran tiene un plan: tocar un arciano, de esos que tienen caras, para saber hacia donde se dirigen, claro es que los arcianos son el Google Maps de Westeros y es la manera más fácil de ubicarse ¿o no? Pero no es un mapa lo que el arciano le muestra a Bran cuando lo toca.

En una visión, quizás de las más arriesgadas desde el inicio de la serie, vemos un montón de imágenes que enlazan el pasado y el futuro de la historia. Vemos imágenes de arcianos antiguos, creciendo, vemos a Ned Stark (Sean Bean, o bueno el ojo de Sean Bean), cuervos por todos lados, el trono de hierro bajo nieve y ceniza y dragones sobrevolando King’s Landing. Esta visión es, por amplísimo margen, la mejor visión que he visto en la historia de la televisión. He aquí algunas imágenes.

Arcianos.
Que miedo…
Otra vez el trono de hierro bajo nieve y cenizas.
El ojo de Ned Stark!

Pero no sólo de Bran vive el hombre y también nos mostraron a Melisandre un rato, extrañamente se encontraba vestida quemando hombres, en lugar de desnuda follándoselos, como tiene de costumbre. En la cena post-sacrifico-por-fuego de Melisandre con la familia Peluche Baratheon, se llega a la conclusión que hay que explicarle a Shireen por qué andan quemando gente por ahí como si fueran fósforos y no seres humanos. Melisandre, en su práctica catequésis, convence a Shireen que no hay 7 dioses, sino dos, el de la Luz y el de la Oscuridad y que el único infierno que existe es este donde nos encontramos. Aún no nos confirman si Shireen le creyó semejante montón de basura a la bruja esa.

Y finalmente en King’s Landing, nos acercamos al día de la boda más importante del año: el Rey Joffrey Baratheon con Margaery Tyrell. Primero vemos a Olenna Tyrell hablando con Tywin, que se anda quejando que la boda le salió muy cara y que aumento su deuda con el Banco de Braavos, que según sus comentarios es peor que AV Villas, en lo que concierne a cuestiones de cobros. Cersei aprovecha para indisponer a Tywin contra la concubina de Tyrion, por lo que Tyrion toma medidas cautelares al respecto y termina de una vez con la prostituta, con el desprestigiado método de decirle que no la ama. Ay que original HBO. Luego, en la entrega de regalos, Joffrey recibe un libro de parte de Tyrion, pero el regalo de Tywin, la segunda espada de acero Valyrio que sacó de la espada de Eddard Stark, le gusta más y la usa para destruir el precioso y raro libro que le ha regalado su enano tío.

El día de la boda, finalmente Oberyn en compañía de su amante Ellaria Sand, se encuentran con Tywin Lannister y con Cersei. Los Lannister señalan muy rápidamente la calidad de bastarda de la mujer, conversación que Martell logra poner en contra de ellos al señalar que ser tolerantes con los bastardos es una mejor costumbre que asesinar niños Targaryen.  Punto para Oberyn, que a juzgar por las miradas que le lanzaba Loras, podría anotar otro en los próximos capítulos.

Finalmente llega la boda con su respectiva fiesta, donde la actitud de anfitrión psicópata tiene a todo el mundo pendiente de un hilo. El espectáculo principal de la fiesta, organizado por Joffrey, consiste en una representación de la guerra de los cinco reyes, donde ridiculizan a todos los reyes incluyendo a Renly Baratheon y Robb Stark lo cuál no es precisamente muy bien recibido. Joffrey intenta utilizar el tema de los enanos para burlarse de Tyrion, que responde magistralmente humillando al rey, quien se enfurece obligando a Tyrion a que funja de copero real el resto de la jornada.

Pero justo después del pastel, algo anda muy mal. Una extraña tos se apodera del trastornado rey , quien ante la mirada de asco de los presentes empieza a vomitar y a ponerse azul, derramando sangre por su nariz. Cersei y Jaime corren a socorrer al muchacho, pero lo hecho está hecho y Joffrey yace muerto sobre el piso, en su propia fiesta de bodas. Y Cersei le echa la culpa a Tyrion, quien era el que le servía el vino a Joffrey.

Bye Joffrey…

Tres cosas muy puntuales para señalar. 1) Grabar la boda en exteriores sin duda fue muy arriesgado por parte de los productores, mucho más de día, pero sin duda fue una representación buena del material del libro, ajustado al presupuesto.  2) La historia de Ramsey y Theon se encuentra muy avanzada, incluyendo material de Danza con Dragones, lo cual en definitiva podría significar que el próximo año la serie podría sobrepasar a los libros en términos de argumento. 3) A pesar de todas las monstruosidades de Joffrey, no fue agradable verlo morir así, pero precisamente que el capítulo haya iniciado con las ocurrencias de Ramsey nos deja en claro que villanos hay, malos y para ratos.

PD: Este episodio fue escrito por G.R.R. Martin, el autor de los libros, así que no es ni tan mala idea tener en cuenta los datos de la visión de Bran para intentar inferir lo que va a pasar en los próximos libros The Winds of Winter (Los Vientos del Invierno) y A Dream of Spring (Un Sueño de Primavera).

About these ads

Un comentario en “Reseñas X: Game of Thrones 4×02 “The Lion and The Rose”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s