Archivo de la etiqueta: colombia

Google Dedica “Doodle” a Elecciones Legislativas Colombia 2014.

Finalmente llegó el día en que Colombia elija a sus senadores, representantes a la Cámara, representantes al Parlamento Andino (aunque esa vaina no sirva para nada) y el candidato a la presidencia por la Alianza Verde, y Google ha decidido no pasar la fecha por alto cambiando su tradicional logo, por un doodle que celebra la jornada democrática que se celebra hoy en el país.

Google Doodle Colombia
“Doodle” elecciones legislativas, Colombia 2014.

Creo que deberíamos contagiarnos del espíritu que patrocina Google y participar activamente en esta jornada, sin importar cuál sea su intención de voto. Aprovechemos que tenemos el derecho de elegir y respetemos las opiniones e ideologías de los demás; que otros piensen diferente a nosotros no significa que sean nuestros enemigos. Adelante y a votar.

Los Ricos También Lloran: Una Mirada a La Ayuda Estatal a Pobres y Ricos.

En Colombia cuando nos hablan de ayuda estatal, lo primero que se nos viene a la mente es una aglomeración humana haciendo fila, bajo un sol inmisericorde, delante de un cajero electrónico para retirar los llamados subsidios de Familias Bajo El Sol En Acción. Sin embargo, no sólo en nuestro país, sino en la mayoría de países en todo el mundo, los programas de ayuda estatal no solamente se enfocan en el sector de menor ingreso de la población. El siguiente video explica claramente como funcionan dichos sistemas, tomando como ejemplo el del país capitalista por excelencia: Los Estados Unidos de América.  Para mayor claridad, debajo del video está la transcripción al español. (Original en inglés aquí).

Narrador: Y todo este tiempo creí que el mundo era redondo. El mundo no es redondo. Tiene bordes desde los que podemos caer y caras mirando en direcciones completamente opuestas. Y yo pensé que el mundo era enorme, pero no lo es. Está en nuestras manos. Podemos sostenerlo, cambiarlo, voltearlo, hacerlo temblar. Podemos resolverlo, pero no con la suerte o con el azar. Debemos aprender a hacerlo.

Ananya Roy: Todos los años, tengo a mi cargo una concurrida clase sobre pobreza global en la Universidad de California Berkeley. Como es lo lógico en una importante universidad pública, los estudiantes representan una diversidad de clases sociales, ventajas y privilegios.  Algunos son estudiantes de primera generación (sus padres no fueron a la universidad), algunos son hijos de la clase trabajadora de la California global; otros vienen de los cielos del sector acaudalado. Aunque también hay algunos que pertenecen a ese tambaleante grupo llamado la clase media estadounidense.

Los estudiantes también representa una diversidad de opiniones políticas. Aunque todos quieren la justicia social y ser partícipes del cambio social, tienen maneras algo diferentes de entender el significado de dichos conceptos. Para algunos, la cruzada es por la igualdad económica y social. Para otros es por un capitalismo compasivo. Para otros más es simplemente hacer el bien. Pero todos ellos tienen algo más en común: tienden a pensar que la pobreza global es algo que existe en otros lugares; en el Sur Global, en el tercer mundo, no aquí, no en los Estados Unidos de América.

ayuda estatal
Bancos, aerolíneas, emporios agrícolas y hasta empresas petroleras hacen fila para recibir ayudas estatales.

Una tarde, el año pasado, escuché a un grupo de mis estudiantes discutiendo sobre ayuda estatal y pobreza en los Estados Unidos. Era una discusión informal y las opiniones fluían libremente. Una estudiante anotó que estaba preocupada por el comportamiento de los pobres, igual que lo estaba por la desigualdad. Como estudiante de bajos ingresos, ella tenía varios trabajos. Uno de ellos era en una tienda de abarrotes. “Veo gente con ayuda estatal aquí todo el tiempo, tratando de comprar cigarrillos y alcohol con bonos de comida” dijo. (¿En que se gastaran los subsidios los beneficiarios de esas ayudas aquí en Colombia? Las cursivas son mías) “La dependencia es un problema. La solución a la pobreza no puede ser darle limosnas a los pobres” concluyó. Muchos en el grupo estuvieron de acuerdo con ella. Los estudiantes en esa conversación pertenecen a lo que yo designaría como la generación post-ayuda-estatal. Crecieron durante los años en el que el sistema de ayudas estatales estaba siendo desmantelado. La mayoría de ellos tenían cuatro años cuando el Presidente Clinton,  un tanto reticente, convirtió en ley, la propuesta que eliminaba las ayudas estatales para los necesitados. No escucharon a Ronald Reagan en su campaña para la nominación presidencial por el partido republicano en 1976, cuando invento el personaje de la “Reina de los Subsidios”.  “Hay una mujer en Chicago”- dijo Reagan- “Tiene 80 nombres, 30 direcciones, 12 tarjetas del seguro social, tiene Medicaid, bonos de comida y recibe dinero de ayudas estatales bajo cada uno de esos nombres”. Se gana al mes u$ 150.000 en efectivo, libres de impuestos”.  No oyeron nada de eso, pero esa era su verdad. Crecieron en una era en la que las ayudas estatales, NO la pobreza, se habían convertido en el problema que debía resolverse.

Me di cuenta esa tarde que esta generación post-ayuda-estatal, expresaba opiniones profundamente ambivalentes sobre el papel del Estado. Les gustan las organizaciones sin ánimo de lucro, las soluciones de mercado a la pobreza, las organizaciones comunitarias, pero no es gusta el gobierno.Por esto es que se enamoran de las ideas de William Easterly, especialmente en esta linea “los ricos tienen mercados, los pobres tienen burócratas”. La burocracia en el gobierno, como las ayudas estatales, era un problema, pero he aquí la paradoja: mis estudiantes gozan de un cúmulo de subsidios estatales escondidos que los apuntalan a la oportunidad y la aristocracia, pero no creen que dichos subsidios deban estar disponibles para los pobres.  Debemos replantear la frase de Easterly: los ricos tienen ayuda estatal, los pobres deben ayudarse a sí mismos.

Puesto de otra manera, mis estudiantes se preocupan de la dependencia de los pobres a la ayuda estatal, pero no logran reconocer que son dependientes de ese mismo tipo de ayudas. Yo también dependo de las ayudas estatales. Déjenme presentarme, soy Ananya Roy, profesora en la Universidad de California Berkeley, pero vivo en una vivienda pública. Mi carrera me permite una casa en las colinas de California con vista al puente Golden Gate, pero aún así, vivo en una vivienda pública.  La vivienda pública en la que yo vivo, no es la del estereotipo estadounidense, con edificios en ruinas, concentraciones de pobreza y vecindarios devastados por la violencia (Estamos entregando casas…). Mi vivienda es pública porque la deducción de impuestos que disfruto sobre mi hipoteca se parece más a una limosna sustancial que cualquier dinero gastado por el gobierno estadounidense en las maltrechas, estereotipadas e infames viviendas de carácter público.

Familias en Acción
Pero los ricos no son los únicos que hacen filas para recibir plata de los gobiernos, aquí un grupo de personas haciendo fila kilométrica para recibir ayudas de Familias en Acción.

Y hay millones de familias que disfrutan de los mismos beneficios. Para dar un dato nada más, en 1999 cuando se cerraba el siglo estadounidense, el gobierno norteamericano gastó veinticuatro mil millones de dólares en viviendas públicas y subsidios de arriendo para los pobres. Pero en el mismo año gastó setenta y dos mil millones en subsidios sobre hipotecas para la clase media y los acaudalados. Este tipo de exención nunca ha sido considerada ayuda estatal y no hay ningún estigma atado a esta dependencia. De hecho son vistos como “beneficios”. ¿Por qué sucede eso? La historia cuenta.

El sistema de ayudas estatales en Estados Unidos fue forjado en el despertar de la Gran Depresión, para crear un nuevo contrato de programas sociales.  Pero, desde el mismo comienzo fue divido en dos canales: los programas de seguridad social disponibles como beneficios y los programas de asistencia pública, conocidos como ayudas. ¿Tengo que señalar las dimensiones en raza y género de esta división? Es hora que Estados Unidos reconsidere quien es dependiente de las ayudas estatales.

Narrador: En la búsqueda de la “Reina de los Subsidios” hemos estado buscando  personas naturales, cuando deberíamos estar buscando por personas jurídicas, deberíamos estar mirando a Walmart. Walmart es el empleador privado más grande en EUA , empleando en 2011 más personal que cualquier otra compañía del país. Walmart alcanzó un nada despreciable beneficio de $16.400 millones de dólares en ese mismo año y los seis herederos de Walmart, la familia Walton poseen cada uno, una fortuna de unos $100 mil millones, lo cuál es más que el 40% de los estadounidenses más pobres. Pero a pesar de hacer tal cantidad de dinero, el modelo de negocios de Walmart depende del Estado. Depende del hecho de ser la “Reina de los Subsidios” más grande de los Estados Unidos.. Debido a los reducidos salarios que Walmart paga a sus empleados (consecuencia de su política de horarios reducidos, igual que el Éxito en Colombia), el gobierno tiene que dar un paso al frente  y proveer asistencia pública a los empleados de Walmart para que puedan sobrevivir. Es por eso que la fuerza de trabajo de Walmart representa el receptor más grande de ayuda federal en los Estados Unidos.

Ananya Roy: Nunca antes, desde los tiempos de la Gran Depresión, la sociedad estadounidense ha enfrentado niveles de desigualdad tan escandalosos. Estados Unidos se ha convertido en la nación del 1%, donde ganancias económicas masivas llegan a tan sólo el 1% de los hogares. Esta es la obscena realidad que el movimiento Occupy ha hecho visible. Tal desigualdad no es natural. No es el resultado obligado del libre comercio. Más bien es producida por la política actual,donde las ayudas estatales van a los fondos de Wall Street y a super corporaciones como Walmart.

Esta es la plaga de lo que en 1958, el economista y diplomático llamó “la sociedad opulenta”. En un análisis diseñado para conmover la conciencia del pueblo estadounidense y ayudar a lanza la guerra contra la pobreza en 1960, Galbraith declaró que el manejo de las economías modernas por opulentos para los opulentos, terminará fracasando. Incluso peor, los opulentos empiezan a sentir lo que Galbraith describe como “cómoda indiferencia” por los excluidos de la cultura y los beneficios que ellos disfrutan. Uno de los efectos que Galbraith notó fue la resistencia a la ayuda del gobierno por parte de los pobres, evidente en nuestros tiempos (No han venido a Colombia, aquí nadie rechaza un subsidio). Galbraith argumentó que, a pesar de todo, la lucha efectiva contra la pobreza puede venir exclusivamente del Estado.

Las conclusiones de Galbraith vuelven a estar vigentes hoy en día, pero no por las democracias liberales del Atlántico Norte. En lugar de eso, potencias económicas del Sur Global que han empezado a liderar programas estatales de inclusión social y desarrollo humano. En México y en Brasil transferencias condicionales de dinero apoyan a millones de hogares pobres y han sido asociadas a descensos en los niveles de pobreza y mejoras en la salud y educación. En la India, los legisladores empiezan a discutir sobre crecimiento inclusivo, esperando integrar a los más pobres en el rápido crecimiento de la economía.

Parte de mi vida académica la he dedicado a criticar estos programas. Puedo decirles por qué las transferencias condicionales de efectivo ponen una carga adicional a las que ya tienen las madres pobres. Puedo decirles por qué el acercamiento de la India al crecimiento inclusivo ha fracasado, pero también quiero señalar que se está creando un nuevo tipo de “estado de bienestar”  en el Sur Global, uno que implique un nuevo contrato social entre el Estado y los pobres.

Tal vez, el mejor ejemplos de esto, es el actual debate en muchos países sobre la necesidad de garantizar un salario mínimo (En Colombia ya tenemos… aunque muy mínimo). Esto es radical. Un ingreso mínimo garantizado es el salario de un ciudadano como un beneficio, no como ayuda.  Implica que el derecho de ciudadanía excede el ritual político del voto y el derecho a la dignidad humana y a la vida sin pobreza. Quiero ser clara, los gobiernos en el Sur Global no garantizan este nuevo contrato a los pobres. Los movimientos de gente de escasos recursos están reclamando estos contratos. Protestas contra la privación, la disposición y el desplazamiento.  Están rugiendo como los movimientos social  de gente pobre de Oshman Desu en Sudáfrica. Nosotros somos los pobres. Estos movimientos de gente pobre entienden lo que he el visionario radical Saul Alinsky entendía cuando inició acciones comunitarias en los vecindarios marginados de Chicago. La pobreza no es sólo pobreza de economía, es pobreza de poder.

Una parte importante de la pobreza de poder es ser definido como dependiente, dependiente de la caridad, de las limosnas, de las ayudas estatales. Transformar la dependencia en auto-determinación es el trabajo de los movimientos de gente pobre. Demostrar la dependencia de los ricos y de los pobres sobre las ayudas estatales debe ser nuestra labor colectiva.

Y así, esa tarde en la Universidad de California Berkeley, le pedí a mis estudiantes leer el poema de Maya Angelou “Ahí va Mamá Subsidios”. ” Ahí va Mamá subsidios, con sus manos regordetas en sus gruesas cadera, sus pobres hijos no conocen de juguetes, miran con las manos desnudas dentro de la cueva de los burócratas buscando la parte que a ella le corresponde. Ellos no me dan sus subsidios, yo se los arrebato”.

Familias en acción burla
Recibir subsidios del estado generalmente no está bien visto., como muy bien lo expresa este “meme”.

El Despertar Conservador.

Marta Lucía Ramírez
¡Felicitaciones Marta Lucia!

Contra todo pronóstico y a pesar de los millones de pesos y las cuotas burocráticas que Juan Manuel Santos invirtió para comprar la conciencia de los parlamentarios de todos los partidos del Frankenstein ese que llaman “Mesa de Unidad Nacional”, el Partido Conservador, uno de los más antiguos y de más tradición en Colombia decidió darle una patada en el trasero al primer mandatario y lanzar su propio candidato… o mejor dicho, su propia candidata a la Presidencia de la República para el periodo 2014-2018 y se trata de nada más y de nada menos que de la ex-ministra Marta Lucía Ramírez.

Y se nota que los primeros ardidos por el hecho son precisamente los parlamentarios como el degradado ese de Roberto Gerlein, que que puso el grito en el cielo cuando el partido decidió salirse de la sombrilla Santista y armar toldo aparte. En su peculiar estilo de hablar basura, Gerlein ha afirmado que la elección de Ramírez estuvo viciada y lo dice un personaje notable por ser el símbolo de la intolerancia, la compra de votos y el elitismo en una de las ciudades más elitista de Colombia.

¿Cómo te quedó la jeta, Gerlein?

Santos ha acudido a las peores estrategias para consolidar su poder, ya que le resulta imposible comprar los votos de todos los colombianos, decidió comprar a los senadores y que estos hicieran el trabajo por él, teniendo infiltradso en todos los partidos, exceptuando quizás al Centro y al Polo Democrático. Es así como Gerlein, Efraín Cepeda y Juan Gabriel Uribe, quedaron viendo un chispero y tendrán que luchar por la presidencia desde su partido, o pasarse al Partido de la U, que se han convertido en una cueva de ratas conspiradoras, capaces de venderse, cual prostituta, al mejor postor político. Que asco.

Desde ya confirmo que estaré apoyando la candidatura de Marta Lucía Ramírez a la presidencia porque ha mantenido un discurso firme a lo largo del tiempo, con el cual tengo una afinidad indiscutible. Vientos de cambio soplan con Ramírez, ya va siendo hora de darle a la mujer un espacio en la política, y más a Ramírez, que ha demostrado temple y decisión en todos sus cargos.

PD: ¿Y ese milagro que Noemí Sanín no hizo parte de la baraja de precandidatos? ¿Por fin se rindió?

Mi Corta Travesía Por Venezuela (Parte 1).

maracaibo maicao
Foto de Nelson Izquierdo (Neddy).

El volumen de mi equipaje lo decía todo. Un morral y un tubo portaplanos negro, demasiado grande para su contenido indicaban que definitivamente no me iba a quedar mucho tiempo del otro lado de la frontera. Había tenido que arreglar todo a las volandas. Rodrigo, el compañero de trabajo que me guiaría hasta mi destino final en Venezuela había decidido adelantar su viaje 24 horas, así que faltando 2 horas para la salida del bus me tocó organizar todo a las carreras. Metí en el morral los 3 cambios de ropa que podía necesitar, los documentos pequeños en una carpeta de trabajo, y los grandes en el enorme tubo plástico, demasiado grande para su labor.

Llegué al terminal de transportes donde Rodrigo y su esposa me esperaban. A diferencia de mi escueto equipaje, el de ellos era impresionante. Además de los bolsos de mano, llevaban maletas, cajas y sacos, perfectamente cerrados y amarrados y listos para la travesía. La esposa de Rodrigo estaba muy entusiasmada y apenas me senté a su lado, temeroso y excitado por la perspectiva del viaje, empezó a recitarme la larga lista de recomendaciones para el viajero colombiano promedio al vecino país: que si llevaba el pasaporte, que los sellos, que los carros, que el cambio, que si la mercancía… en fin un cúmulo de consejos prácticas que ella había tardado más en decir, que yo en olvidarlos.

Subí al bus con mi reducido equipaje y conseguí un puesto los suficientemente cerca para ver a Rodrigo y a su esposa, pero lo suficientemente lejos como para no tener que alargar las convenciones sociales de las conversaciones entre conocidos, y echarme de una buena vez a dormir. Para ser un viaje nocturno, dormí bastante bien, un sueño apenas interrumpido por las pausas esporádicas en los peajes y los terminales de transporte de todas las capitales de la Costa Caribe Colombiana, que se levantan en el camino entre Sincelejo y Maicao. Pero luego de salir de Riohacha, no pude volver a dormir.

Era aún de madrugada, y el sol estaba aún lejos de salir, pero el sólo hecho de ver que el verde intenso que acostumbro a ver por la ventana, había desaparecido, dando paso a un marrón rojizo, interrumpido apenas por un puñado de plantas espinosas me hizo poner los pies en la tierra: estaba a punto de salir de Colombia por segunda vez y no había vuelta atrás.

El terminal de Transportes de Maicao es igual de caótico y desordenado que el resto de terminales que he visto en Colombia, pero ya desde allí se podía percibir la frontera, tangible y concreta, desde los acentos extraños, pasando por los gritos de los mercaderes de divisas, hasta el de los chóferes que prometían ponerte en Venezuela a un módico precio.  Estaba tan fascinado viendo el espectáculo alienígena, que apenas si pude recordar que había dejado mi tubo portaplanos en el bus y apenas si pude recuperarlo.

Lo primero que me indicó Rodrigo era la manera de cambiar el dinero. Me dijo que preguntara en varios lugares, para hacerse una idea del precio estándar y luego de allí pedir rebaja. Conseguimos un buen precio, o por lo menos lo que yo consideré que era un buen precio, 35 pesos por Bolívar Fuerte, por lo que el millón de pesos que llevé se transformó en 30.000 Bolívares o como me dijo Rodrigo “30 Millones de Bolos“. Como la máxima denominación del Bolívar es el billete de 100, el volumen del dinero era impresionante y más cuando la palabra “millones” aparecía de un momento a otro.

No salimos de inmediato a Venezuela. Esperamos en el terminal a que llegaran los familiares de Rodrigo en Venezuela, quienes le traían su pasaporte. Me explicaron que Rodrigo había dejado su pasaporte en Venezuela para que en inmigración no hubiese rastro de su salida del país, lo que para efectos legales quería decir que él y su esposa llevaban más de dos años viviendo en Venezuela y de esa manera acceder a la ciudadanía venezolana, que era uno de los propósitos de su viaje. No fue difícil imaginar por qué tenían tantas ganas de ser venezolanos, en el viaje hasta “La Raya” (como conocen a la linea fronteriza) me contaron que el gobierno está regalando viviendas; y un patrimonio, así sea en el ojo del torbellino de la inestabilidad como es Venezuela es peor que nada. Y pues, también, aún con todos los problemas que hay allí, los venezolanos puede viajar a casi todo el mundo sin necesidad de visa, no como nosotros aquí en Colombia.

Por cuenta del cierre de casi una semana por las elecciones regionales, hubo que hacer una fila monstruosa para cruzar hasta el otro lado. Ya estaba en Venezuela, en un carro que compartía con tres señoras, una de ellas prima hermana de Rodrigo que tenía casi 50 años de residir en el hermano país. Pero antes de seguir tenía que sellar, es decir registrar mi salida de Colombia y mi entrada a Venezuela. Para agilizar los trámites, le entregue al chófer el equivalente a $40.000 colombianos, error de novato, cuando el precio real, como supe después, es el equivalente apenas a $10.000. El conductor regresó con mi pasaporte sellado en ambos servicios, por lo que no tuve ni que bajarme del carro.

A pocos kilómetros de “La Raya”, Rodrigo y su esposa decidieron comer algo, por lo que el carro en el que yo iba, también se detuvo en un negocio donde el chivo y la Coca Cola estaban a la orden del día. Fue allí donde entendí un poco más de la índole de la gente del otro lado de la frontera. A pesar de que sólo conocía a la prima de Rodrigo, las otras dos señoras me trataron como un viejo amigo, compartiendo su comida conmigo y siempre tratando de darme consejos para que mi estadía en SU país fuera de mi agrado.

Foto de Jorge Amin.
Foto de Jorge Amin.

Luego empezó el viaje hasta Maracaibo, un camino que definitivamente me mostró que ya no estaba en la comodidad de mi país. Para empezar la carretera carecía de las clásicas lineas amarillas y blancas, de hecho no había nada que señalara si era peligroso adelantar o si era mejor quedarse quieto. NADA. No había señalización, ni marcas de velocidad máxima, ni kilómetros faltantes, ni tacos reflectantes, nada. Y para colmo de males, el carro en el que yo iba tenía un serio problema con las luces; sumado eso al hecho que el tráfico estaba pesadísimo por la apertura de la frontera, me hizo comprender que la cara de la prima de Rodrigo no era de fastidio sino de ira.

Las señoras hablaban de puntos de referencia, que por supuesto yo no entendía, que el puente, que el río, que San no se qué, que Villa no se que otra cosa… y yo viendo por la ventana sin distinguir nada más que las luces de las viviendas en la oscuridad de la noche. Llegamos a Maracaibo a eso de las 8 de la noche y la prima de Rodrigo me llevó hasta su casa, donde ya estaban Rodrigo, su esposa, la hija de su prima y su esposo, quienes habían salido en su carro a la misma hora que nosotros. Les agradecí por todo, pero les pedí que me dejaran en un hotel, estaba molido por el viaje y necesitaba descansar. Aún tenía mucho que hacer en Venezuela al día siguiente.

Carta A Mi Futuro Hijo.

Querido y Futuro Hijo:

No sé desde hace cuanto he soñado contigo, pensando en los nombres que te quedarían bien con mi apellido, en los planes que tendría que dejar atrás para dedicarte tiempo, en la manera de sacarte del mundo de las ideas y traerte a explorar este mundo que tan raro te podría parecer al inicio; pero a pesar de mis deseos de tenerte a mi lado y conocerte, debo decirte que he decido posponer indefinidamente tu llegada, al menos mientras yo, tu papá, esté sembrado en este loco rincón del mundo donde lo inverosímil se vuelve real con una velocidad pasmosa.

No quiero traerte a un lugar donde haya gente que piense que tu vida, mientras estés en el vientre de tu madre, es desechable y valga menos que la de un gato, un perro o un toro.

No quiero traerte a un lugar donde no pueda educarte y corregirte, formarte como una persona de bien, sin que el Bienestar Familiar me acuse de maltrato infantil.

No quiero traerte a un lugar donde por culpa de un montón de psicólogos baratos, crezcas sin saber que existen límites y consecuencias para tus actos.

No quiero traerte a un lugar donde para que te instruyas tenga que recluirte en un colegio donde a todo el mundo lo promueven de grado, porque al gobierno no le conviene que nadie pierda el año.

No quiero traerte a un lugar donde sólo haya dos opciones para tu formación académica: un colegio privado rodeado de pequeños sociópatas (de la calaña de los que mataron a Colmenares), o un colegio público donde tengas que compartir tu espacio vital con media centena de desconocidos (la mayoría no deseados) perfectamente capaces de todo en un salón de 4m x 5m.

No quiero traerte a un lugar donde todo está puesto y diseñado para que creas que tu felicidad está amarrada a la cantidad de cosas que poseas, donde la mejor opción para divertirte sea un espantoso centro de diversiones enclavado en un centro comercial.

No quiero traerte a un lugar donde no puedas encender el televisor sin quedar obsesionado con el sexo para toda la vida.

No quiero traerte a un lugar donde, cuando crezcas, importe más el número de fotos que te tomes en el espejo de un gimnasio, que el número de libros que leas, donde te valoren más por tu cuerpo, que por tu coeficiente intelectual.

No quiere traerte a un lugar donde la educación superior se ha vuelto un chiste y dónde todo el mundo recibe un título profesional, sin siquiera haber cogido un libro durante toda la carrera.

No quiero traerte a un lugar donde para conseguir y conservar un empleo, tengas que bajar la cabeza ante nadie y mucho menos tener que vender tu conciencia; donde lo que vale es la rosca y no el mérito.

Pero sobre todo, no quiero traerte a un lugar donde aquellos que matan, roban, secuestran y estafan, estén por encima de la gente de bien, donde te juzguen por pedir justicia, donde la paz es sinónimo de amnesia y dónde la escoria humana recibe rebaja de penas, luego de cometer las peores monstruosidades.

No, hijo, este no es el lugar donde te quiero traer, no es el lugar que tú te mereces. Espero que quizás, algún día, si es que las cosas mejoran aquí, o si decido finalmente buscar nuevos rumbos, pueda traerte de nuevo a mis planes, pero por ahora es mejor que te quedes allá, en el mundo de las ideas, dónde al menos estarás seguro por un buen tiempo.