Archivo de la etiqueta: costa caribe

Memorias de mis viajes: Barranquilla.

Siempre he tenido una relación bastante peculiar con Barranquilla. Desde niño he escuchado todas las opiniones habidas y por haber sobre la ciudad y sus habitantes. Me parecía extraño que algunos hablaran tan bien de la ciudad y otros opinaran totalmente lo contrario.

Tal vez la razón de tal discrepancia es sencillamente que no hay solamente una Barranquilla, sino muchas que da la casualidad comparten la misma ubicación, el mismo espacio vital.

Tal vez no seré yo el más indicado para hablar de las fortalezas y debilidades de una ciudad en la que nunca he vivido y en el que sólo he estado de paso, por algunos días cuando mucho. Sin embargo creo poder expresar mi opinión sobre la ciudad, su gente y sobre todo lo que ofrece.

caribemus
Museo del Caribe

Quizás lo que sorprende en primera instancia de Barranquilla al compararla con otras ciudades, al menos en el Caribe Colombiano, es su rígida cuadricula urbana, y es que en Barranquilla, salvo en unos contados puntos, es imposible perderse, las direcciones son extremadamente fáciles de encontrar (trate de encontrar la calle 7 con carrera 12 en Sincelejo) y prácticamente nunca hay pierde. Si cuenta uno con tiempo puede dedicarse a recorrer la ciudad a pie,claro nunca lo haga debajo del inclemente sol de 9 de la mañana a 4 de la tarde, podría correr el riesgo de una insolación.

También sorprende que al llegar al terminal, y subes en taxi o en bus, la ciudad se transforma ante tus ojos, pasas de un sector netamente popular, hasta ver las edificaciones y arquitectura sobresaliente en el centro, hasta las edificaciones más modernas, las calles amplias y el ambiente de primer mundo que se siente en el norte de la ciudad.

Comienza uno a entender por qué algunos aman tanto a Barranquilla, la ciudad ofrece de todo para todos los gustos, rumba, restaurantes, centros comerciales, todo lo que una ciudad que se digne de llamarse debe tener, es díficil no caer en el encanto enajenador de la ciudad, no perderse en su ritmo, no embriagarse en sus brazos.

transmetro
Transmetro

No se que tan ciertas serán las historias de barranquiller@s que comen arroz con lentejas un mes, para comprarse una camiseta de marca, o de aquellos que sin tener aire acondicionado, le suben el vidrio al carro…una fama que no se de donde salió de que los barranquilleros son (en palabras literales de una ex-amiga) “bolsillo pelao y fa´tos”. No se de donde viene esa leyenda, y como ya dije no se que tan ciertas sean, pero conociendo gente que se ha ido a vivir allá, puede comprender la situación un poco mejor; es comprensible que el estilo de vida allá es otro y quizás por no dejarse arrastrar por la corriente (keeping up como dirían los gringos) cualquiera estaría dispuesto a hacer sacrificios por encajar, por mezclarse, por mimetizarse dentro de la ciudad, una ciudad donde se burlan hasta de los acentos caribeños no nativos de la ciudad. Nadie dijo que era fácil vivir en “el mejor vividero del mundo” para los que no nacieron y se criaron en ese vividero.

Teniendo parientes allá, me decían muy frecuentemente que a Barranquilla se iba a rumbear, y que su destino como ciudad rumbera nacía de una profunda convicción de que en la ciudad sencillamente no había nada que ver, no es una ciudad antigua como Cartagena o Santa Marta. Como ciudad portuaria y rivereña, a las puertas de las desembocadura del río más grande de Colombia, sus playas no son atractivas tampoco. Sin embargo la ciudad no es la misma, ha cambiado, hay mucho que ver por recorrer, la arquitectura que se rescató del centro de la ciudad, el museo del caribe, la arquitectura que se alza por toda la ciudad, e incluso el nuevo sistema de transporte de la ciudad “TransMetro” sin olvidarse del Zoológico, Puerto Colombia, Bocas de Ceniza, hay mucho que ver en Barranquilla.

metropolitano
Estadio.

Así que la próxima vez que vaya no se encierre en el hotel a disfrutar de la televisión por cable y del WiFi, salga, explore, disfrute, rumbee, conozca, Barranquilla es una ciudad con futuro, una ciudad que se alza en medio del Caribe con mucho que ofrecer a todos los que lleguen, una ciudad que abre los brazos a aquellos que quieran gozarsela. No pierda la oportunidad de entender por qué muchos la llaman “La Puerta de Oro de Colombia”.

Memorias de mis viajes: Colosó, Sucre

Instalaciones de CARSUCRE en los Montes de María

Me encanta viajar. Creo que luego de escribir es la que más me gusta hacer, me gusta explorar nuevos territorios, lugares que no haya conocido, lugares que me sorprendan. Todos los lugares, desde los antiguos, los nuevos, las ciudades, los pueblos, todos tienen su encanto particular, por eso he decidido escribir sobre esos lugares, tan diferentes unos de otros, pero que todos logran inspirar mi imaginación. Empiezo con Colosó.

Hace muchos años, Colosó era sinónimo de “Zona Roja”, un sitio donde la guerrilla se paseaba como Pedro por su casa, donde hizo de las suyas, desplazó cientos y cientos de campesinos, explotó a sus pobladores y ni mencionar las muertes que ocurrieron allí. Luego del gobierno de Uribe, todo cambió, el ejercito regresó al pueblo y retomó el control. Se fortaleció el pie de fuerza y por primera vez en mucho tiempo, se empezó a hablar de las bellezas naturales de los Montes de María y no de las tragedias que por desgracia azotaron ese hermoso lugar.

Para ir a Colosó desde Sincelejo, hay servicio de taxis, aunque también un servicio de jeeps mucho más económico. Lo primero que sorprende de Colosó es su arquitectura, muy diferente de la que estamos acostumbrados en el resto de municipios de Sucre, la gran mayoría de las construcciones son en madera, no en mampostería, lo cual le da un aire distinguido a la pequeña población.

Pero además de deleitarse con la bella arquitectura, la idea de ir a Colosó era explorar las corrientes de agua que bajan desde la cima de los Montes de María. Para llegar hasta las famosas caídas de agua, hay que tomar una moto (mototaxi) que nos llevó a explorar la zona. La moto nos llevo hasta una instalación de CARSUCRE, donde se supone investigan las especias endémicas de la región, y les dan protección. Luego seguimos por el trayecto de un caño, seco en esa época del año, cuyo fondo rocoso hacía complicado caminar, pero la formación en sí es muy interesante, teniendo en cuenta que el resto del terreno es bastante arcilloso, pero esas rocas no serían las únicas que veríamos.

Luego de caminar casi medio kilometro salimos hacia un campo, donde se ve al fondo los Montes de María, y luego de un rato, por fin llegamos a las famosas caidas de agua. Es impresionante, el agua es cristalina y de temperatura muy agradable, hay que tener cuidado cuando se va a llegar allí, las rocas son lisas y no dan mucho agarre al calzado, mucho menos al pie, muchos llevan comida y traje de baño para disfrutar del paseo, aunque algunos días no se permite la entrada al lugar pues también es la fuente de agua del pueblo.

Fondo rocoso en un caño.

Regresé a pie, al pueblo luego de un par de horas en el sector de la cascada, es una caminata interesante, un poco larga pero vale la pena, aunque hay que protegerse bien del sol. No cabe duda de porque muchos llaman a Colosó “El Próximo destino Turístico de Sucre”. Luego escribiré mucho más sobre mis otros viajes.

El famoso "chorro", o caída de agua en Colosó