Archivo de la etiqueta: derechos

El Derecho a Envejecer Dignamente

dench
Judi Dench

Observe atentamente las imágenes. ¿Cuál de las dos se ve mejor? Si usted es mujer ¿A cual de las dos se quiere usted parecer cuando llegue a los 76 años? En serio ¿A cuál? A menos que usted quiera llegar a esa edad pareciendo un maniquí especialmente construido para Halloween, creo que la opción correcta es la de Judi Dench, porque honestamente envejecer pareciendo un fenómeno de circo como Irma Serrano deberían ponerlo en la lista de las labores necesarias para superar el Purgatorio, con lo cual debo creer que con semejante vida la doña debe tener al menos el cielo asegurado.

serrano
Irma Serrano

No entiendo cual es el afán de famosos y no famosos en detener el tiempo e intentar (con muy malos resultados debo decir) permanecer jóvenes, aún cuando la edad, la piel, el cabello y las misma fuerzas les dicen todo lo contrario: que su tiempo (al menos de juventud) ya pasó. No me parece justo que se vea a la vejez como una etapa a la cual se le deba huir, es simplemente otra etapa de nuestras vidas, tan natural como nuestra niñez, nuestra adolescencia y nuestra vida como adultos. Es más podría decir que es la época más importante, la época en la que debemos reflexionar sobre lo que hemos hecho en nuestra vida y el último chance de rectificar y solucionar aquellas cosas que de jóvenes, quizás hemos hecho mal.

rourke
Luego de ser considerado un galán, el afán de ser joven llevó a Mickey Rourke a parecer una caricatura de si mismo.

Pero así como la publicidad y las multinacionales nos han vendido y revendido la idea de que pesar más de 55 kilos es un crimen contra la estética, generando problemas mayúsculos como la anorexia y la bulimia, también nos ha vendido la idea de que la única etapa de la vida que vale la pena vivir es la de los 18 a los 49 años, que es esencialmente la edad objetivo de toda la publicidad habida y por haber, por la simple y sencilla razón de que los que tiene esa edad, son los mismos que generan el 99.99% de todo lo que se compra y consume en el mundo. Más no es justo que caigamos en ese juego macabro basado en las estadísticas y no en la esencia y la naturaleza de la vida en si

Y aunque podríamos creer que eso es una moda sólo de mujeres, los hombres también hemos caído en el absurdo de tratar de evitar el envejecimiento a cualquier costo, así sea a punta de cuchillo, sangrados y estiramientos de piel, de deformaciones y mal formaciones post-quirúrgicas. ¿Que tiene de malo tener arrugas y tener el pelo cano? ¿Acaso es un crimen mostrar lo que hemos vivido? ¿Es tan malo lucir de acuerdo a la edad que en realidad tenemos?

gere
Richard Gere es un ejemplo de que los años no son sinónimo de descuido o decadencia.

Incluso peor, si bien no es suficiente con querer tratar de parecer maniquís desfigurados, muchos también tratan de emular actitudes que bien o mal, están reservadas para la gente joven. ¿Cómo es posible que un baboso cuarentón como Sergio Barbosa aparezca presentando un programa de moda, vestido como niñito emo de 17 años? Definitivamente hay muchos que en su afán por parecer jóvenes y (falsamente) exitosos se exponen al ridículo y a la vergüenza pública, persiguiendo jovencitos y frecuentando lugares donde los miran de reojo y donde el apodo más respetuoso que se ganan es el de “abuelos”.

Hay muchas formas de estar saludable a medida que envejecemos, el ejercicio, la buena alimentación y evitar los vicios generalmente es suficiente para envejecer bien y sobre todo con dignidad. Pienselo dos veces y vea los ejemplos y decida cual de las dos opciones quiere, si terminar sus años pasando el ridículo o hacerlo de manera elegante y con clase, de cualquier manera es su decisión. Espero comentarios.

 

¿Qué tan democrática es Colombia?

democracia11
El derecho al voto es invaluable. (imagen: mecacholo.blogspot.com)

Imagínese tener a alguien que lo escuchara, que de acuerdo a sus necesidades, hiciera lo que estuviese a su alcance para mejorar no solo su situación sino la de sus vecinos, amigos y familiares. Y supongamos que esta persona puede hablar por usted, cuando otros no lo quiera escuchar y que peleara y que se esmerara en mejorar su calidad de vida, que tuviese en cuentas sus opiniones y que le agradeciera por permitirle hablar por usted.

Aunque usted no lo crea, usted tiene por ley, derecho a tener una persona con esas características. Y para aumentar su sorpresa la persona que por ley está en la obligación de escucharlo y de velar por USTED y por sus vecinos es nada más ni nada menos que la persona por la que usted vota en las elecciones.

Aunque usted siga sin creerlo, la idea de la democracia es la de que el pueblo se gobierne a sí mismo, no que una élite privilegiada y rica lo hiciera. Aunque usted no lo crea, la idea de la democracia como la imaginaron en Grecia, como renació en Francia y como se desarrolló en los Estados Unidos es que TODOS debemos estar representados. Una república se constituye de un pueblo, de su gente, que es soberano, que le da permiso a unas instituciones para que operen en SU nombre, no a nombre propio.

Pero, cuando usted votó la ultima vez en la elección de senado, cámara, gobernador, asamblea, o incluso concejo y alcalde ¿conocía al candidato por el que votó, personalmente? ¿conocía sus propuestas?¿lo escuchó a usted que propuestas tenía usted? ¿le preguntó que necesidades insatisfechas tenía usted y su comunidad?  La respuesta obvia es NO.

Tanto que nos quejamos (y me incluyo yo) de la dictadura que hay en Venezuela, de las lejanas dictaduras de Medio Oriente y Corea del Norte, de China, de Cuba, y no nos sentamos a reflexionar que nuestra democracia es inexistente no por culpa de los parapolíticos o de la corrupción, no por culpa del presidente o de Piedad Córdoba, no por los vinculos de los políticos con lafar o con las bacrim, no, nuestra democracia muere por nosotros, porque si, nosotros somos los culpables.

En lugar de elegir con responsabilidad, pensando en el bien propio y el de la comunidad a largo plazo, preferimos hacer parte o de aquellos que votan porque el sobrino de la cuñada del padrino, tiene caña con el político X y le prometió un puesto en la gobernación o en la alcaldía a cambia de tantos votos, o somos parte de aquello que votamos basándonos en lo que nos dicen los medios de comunicación, en las encuestas, o peor solo nos ponemos a quejarnos de todo y el día de las elecciones nos quedamos en la casa hablando mierda de que el país no funciona y que por eso no vale la pena ir a ejercer el derecho al voto.

Somos un país afortunado, nuestro voto vale, pero no los 50 mil o 100 mil pesos que nos pueda ofrecer un lacayo de los asesinos disfrazados de políticos que estaban en La Picota o cualquiera de sus familiares, nuestro voto vale porque es la oportunidad de cambiar la cosas. La democracia es un sistema imperfecto, pues presume que el pueblo es lo suficientemente disciplinado y sobre todo sabio para tomar sus decisiones, pero no.

compravotoss
La compra de votos es un crimen (imagen: jorgecuenca1114.blogspot.com)

Habiendo asistido a reuniones proselitistas y encuentros locales donde unos desconocidos buscan votos vemos que TODOS tienen el mismo discurso, todos proponen lo mismo, lo único que cambia es el séquito de seguidores, la mayoría de ellos de muy poco nivel de educación que los acompaña, claro es porque entre más lambones y más lame culos seamos más oportunidades hay de que le den el puesto a la mamá, a la hermana y si estoy de buenas a mi.

Lamento decirlo pero la democracia a los Colombianos nos quedó grande y no queda sino darle la razón a Salud Hernandez cuando dice que un pueblo que elige mal a sus lideres MERECE pagar con lagrimas y hasta con sangre el precio de ese error, y creame que lo estamos pagando, todos y cada uno de los que vivimos en este país. Así que la próxima vez que vaya a votar PIENSE, instruyase, lea, no se deje llevar por lo que otros dicen y formese su propia opinión y vote por aquel que se muestre dispuesto a escucharlo y que se muestre dispuesto a apoyar a su comunidad, no al que este dispuesto a darle 50 mil pesos el domingo de la elección y además de un tamal o pastel como lo conocemos en la costa. Piense en el futuro y si ve que alguien lo hace, si hay algo que la tecnología ha logrado es que haya ojos y oídos en todas partes, seamos responsables y denunciemos, Después de todo es nuestro patrimonio y el de nuestros hijos el que está en juego. No un patrimonio en riquezas y en ceros en cuentas bancarias, un patrimonio que está en cada una de las riquezas que se encuentran en la geografía de este país y sobre todo una riqueza que está en nosotros mismos.

La Invasión de Los Mal-Nombrados (o “Sin Tocayo”)

barack1
Los nombres de los presidentes de EUA son muy populares ¿cuantos niños se llaman hoy Barack Obama?

Cuando como yo, se trabaja con niños o adolescentes, se viene a la cabeza una pregunta recurrente ¿Son los padres de ahora muy pero muy creativos a la hora de ponerle nombres a sus hijos o definitivamente se les safó un tornillo por un golpe en la cabeza? Porque ponerle a un hijo Esneider, Yoiber, Diseyis, Jarle, Darwin, Roiner, Sugeidis, Dainer, Reyksaik, Yerselis, Yilmar o Yoney solo índica una gran capacidad mental, pero para inventarse nombres espantosos.

Y lo peor es que ya nos estamos acostumbrando a escuchar esos esperpentos de nombres sin inmutarnos como si fuera algo normal, y se encuentra en casi todos los estratos sociales y ámbitos de la vida pública nacional, como el fútbol y hasta la política, sino averigüen como se llama el defensor del pueblo, la respuesta les sorprenderá, ahora ¿que tanto derecho tienen los padres a ponerle literalmente el nombre que les de la gana a los hijos? Pues la constitución angelical colombiana le garantiza a todos los ciudadanos el derecho de ponerle a sus hijos el nombre que deseen, lo cual resulta lógico, pero ese es el problema con los derechos, cuando parece que no tuviesen limites de ninguna índole como suele ocurrir en nuestro remendado país.

En Alemania, son muchísimo mas sensatos al respecto y tienen dos reglas muy claras, que deberíamos adaptar de alguna manera aquí en Colombia, antes de que los Meresnaider y las Marzirisyuris nos invadan, estas reglas son:

1) El nombre debe reflejar el sexo del niño (para los mamertos que dicen “los niños y las niñas” deberían leerse un diccionario de la lengua para que vean que la palabra “niño” incluye a ambos sexos dentro del contexto)

2) El nombre no debe poner en peligro el bienestar del niño.

cedulas2
Cambiar de nombre es un proceso engorroso, no solo por los cambios en la cédula sino en todos los documentos como diplomas, certificados y otros

Es esta segunda regla, la que mayor peso tiene, ya que el nombre en sí mismo es una carta de presentación, si usted fuera el jefe de contratación de una empresa y tiene dos candidatos igualmente calificados ¿a quien eligiría? ¿a alguien de nombre José Daniel? ¿o a Ernevis Alfonso? ¿A Patricia o a Diseyis Yohana?

Además de la popular práctica de inventarse nombres a la lata, otra es la de adaptar los nombres, no solo de personas, sino de marcas y objetos para ponerle esos nombres a los hijos, recuerdo que una vez con mi papá en la Guajira había un señor que se llamaba Colgate, ¿y que hay de Piter, Yonatan, Yeison, Bequenbabuer, Esbanestaiguer, Robiño y otros nombres?

El nombre es algo tan personal, que incluso si se constituye en un perjuicio para el éxito académico o laboral, muy pocos tienen las agallas de cambiarselo, primero por que los trámites son eternos en nuestra manoseada Registraduría Nacional del Estado Civil y segundo por que después de 18 años oyendo el mismo nombre, ya es una parte fundamental de nosotros.