Archivo de la etiqueta: television

Reseñas X: Game of Thrones 4×03 “Breaker of Chains”.

Oberyn Martell tuvo las manos ocupadas en este capítulo…

Estaba pensando en que adjetivo podría utilizar para definir el tercer capítulo de la cuarta temporada de Game of Thrones, y pues la primera palabra que se me ocurrió fue flojo, mucho más teniendo en cuenta todo lo que pasó en el capítulo anterior, donde hubo visiones del Futuro/Pasado (nada que ver con la película de los X-Men, gracias al cielo), gente quemándose en hogueras y reyes ahogándose en su propio vómito. Pero quizás estoy exagerando un poco y el capítulo no fue “flojo”, sino, como me dijo alguien en twitter, “introductorio”. ¿Será? Teniendo en cuenta lo que sucede en libro y que faltan 7 capítulos para el final de la temporada, creo que el material del tercer tercio de Tormenta de Espadas podría quedarse corto, lo que resultaría en más episodios “introductorios” como este.

El capítulo inicia exactamente donde culminó el anterior, Joffrey ha muerto de una manera espantosa, tal como Sansa y los millones de suscriptores de HBO esperaban, Cersei, que de por sí no es que ande muy bien de la cabeza, se vuelve loca pidiendo que capturen a Tyrion y a Sansa, pero la señora se queda viendo un chispero al ver que Sansa ya no está. En efecto Ser Dontos ha sacado a Sansa fuera de la Fortaleza Roja, y la lleva hasta la orilla, en una playa donde la espera un bote. En el libro esta escapatoria es más dramática y hubiese sido complicada traducirla correctamente en TV, teniendo en cuenta que el escape es de noche y que salir de la Fortaleza Roja no es tan fácil como la obtener la casa por cárcel en Colombia.

Sansa llega a un barco donde “sorpresivamente” la está esperando Petyr Baelish, más conocido en el bajo mundo como “Littlefinger”, pero más “sorpresivo” fue que Littlefinger decidiera asesinar a Ser Dontos una vez tuviera a Sansa. Littlefinger le promete a Sansa que la llevaría a casa. Sí, como no.

En lo que parece ser la mañana siguiente, Margaery está preocupada porque este es el segundo marido que entierra, sin que se la entierre, lo cuál pone en duda su posición como Reina de los Siete Reinos, pero Lady Olenna le dice que no se preocupe que hay un Plan B, o más bien un Plan T, porque Tommen ya está agendado para tomar posesión del trono de hierro. Precisamente mientras Cersei está llorando a su hijo junto a Tommen, Tywin decide que ese es el mejor momento de darle una clase particular a Tommen sobre “Como Ser Rey En Cinco Minutos”, Tommen demuestra tener más sentido común que Joffrey, y Tywin facilmente ejerce su dominio sobre su nieto, lo cuál a Cersei no le gusta nada, parte porque al parecer Tywin está que salta en una pata por la muerte de Joffrey y parte porque Tommen parece estar presto a escuchar a su abuelo y no a ella.

Y mientras Tywin saca a Tommen del velorio de Joffrey en el sept de Baelor, Jaime llega a consolar a su hermanita, que al parecer está reacia a retomar la incestuosa relación que tenían, pero Jaime, que desde la primera temporada no tiene sexo sino con la mano, y después ni siquiera eso pudo hacer, obliga a Cersei a tener sexo con él, ahí junto al féretro de Joffrey. Que falta de respeto, válgame el cielo.

Después vimos nuestra cuota semanal de las aventuras de El Perro y La Loba, protagonizadas por Arya Stark y Sandor Clegane, quienes sólo andan vagando por ahí robando comida y caballos al primer pendejo que se encuentran. Y hablando de pendejos, Sam en el Castillo Negro decide que ese lugar, lleno de hombres supuestamente castos, no es adecuado para ella, así que decide llevarla a un burdel, porque en un burdel nunca hay hombre borrachos y cachondos. Sí, claro, Sam.

Pero en la Muralla no todos son putas y nieve, los amigos de Jon que estuvieron presentes en el asesinato de Mormont, regresan diciendo una facción de hermanos negros se quedó en Villa Craster a fundar su propio pueblo de putas, con las hijas/esposas del difunto. Jon le dice a Aemon y Thorne que Raeghar Targaryen Mance Rayder cree que hay 1000 hombres en la muralla y no 100 y que si captura a los que están en Villa Craster se dará cuenta de eso y tendrá ventaja en la batalla. Jon sabe que tienen que enfrentarse a los salvajes, o destruirán todo el norte antes que un ejército los detenga, y si es con el monstruo caníbal ese que ahora anda con Ygritte, vaya que sí tiene razón.

Mientras tanto, Davos, que aprendió a leer de la noche a la mañana, tiene una idea para ayudar a Stannis a tener alguna ventaja ahora que Joffrey ha muerto y esa super idea es (suenan los redoblantes) ¡prestarle a un banco! Espero que no sea a AV Villas al que le vayan a prestar.

Por otro, lado y de vuelta a King’s Landing tenemos a Tyrion que está encerrado en un calabozo como Eddard Stark, en sus buenos tiempos de traidor, acusado de la muerte de Joffrey, Pod le informa que hay gente tratando de usarlo como testigo contra él y que Bronn ya no lo puede ayudar. Tyrion le ordena que salve su vida, y que busque a Jaime. Mientras tanto Tywin interrumpe una muy fructífera orgía de Oberyn Martell  y Ellaria Sand con trabajadores sexuales de ambos sexos. Y bueno a Oberyn le sirvió que le cortaran el polvo porque Tywin le ofrece a La Montaña, un puesto en el consejo del Rey y ser uno de los jueces de Tyrion en el juicio que se le hará. Tywin le informa a Oberyn que Los Siete Reinos están bajo amenaza desde el Norte por los salvajes y desde el Este por Daenerys Targaryen y sus dragones y que por eso necesita a Dorne.

Pero al parecer Daenerys no tiene ninguna intención de ir a perder el tiempo a King’s Landing, cuando puede liberar esclavos en Egipto Meereen, como si fuera Moisés, pero con tetas y dragones. Meeren envía un campeón a luchar,con lo que Daenerys envía a Eric Bana Daario Naharis, quien derrota fácilmente al campeón. Dany le habla a los esclavos de Meereen y les informa que hará lo que sea por liberarlos, usando catapultas para lanzar las cadenas rotas en la ciudad y motivar una lucha intestina entre esclavos y amos en la ciudad.

Awww, que ternurita… #please

Sin duda un tema recurrente en este capítulo es la libertad y los enormes sacrificios que se deben hacer para obtenerla y que no se pueden dar por sentados. Esperemos el otro capítulo a ver con qué más nos soprenden. Quizás no tengamos que verle la jeta a Bran en un tiempo.

 

Reseñas X: Game of Thrones 4×01 “Two Swords”.

Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.
Afiche Promocional de la Cuarta Temporada de Game of Thrones.

Y luego de una espera de casi un año, por fin llegó la serie favorita de los fans de Calabozos y Dragones, The West Wing y los pervertidos sexuales: Game of Thrones, que en su cuarta temporada promete entregarnos más zombies, dragones, monstruos congelados, drama político, torturas, asesinatos sangrientos y, por supuesto, mujeres desnudas.

La cuarta temporada de la exitosa serie de HBO, cubre el último segmento del tercer libro de La Canción de Hielo y Fuego, “Tormenta de Espadas“, y hasta donde parecen indicar los rumores del público, incluirá también partes de “Festín de Cuervos” y “Danza con Dragones“. Pero entremos en detalle.

La temporada abre con un prólogo (al mejor estilo de los libros) en el que vemos como la espada de Eddard Stark, Ice (o Hielo o como les de la gana) es fundida para hacer dos espadas. Tywin, que no da puntada sin dedal, tiene más de un objetivo con esto. Jaime (al que los productores por fin le dieron permiso de peluquearse y afeitarse) recibe una tentadora oferta de su padre: la espada y Casterly Rock. Jaime, por supuesto, se niega… y la razón es obvia, quiere estar al lado de su hermanita, pero le hubiese ido mejor si hubiese aceptado la oferta de su padre, porque al parecer Cersei no está muy alegre con su llegada.

Luego de esta Jaime-introducción, la serie se enfoca en el personaje más anticipado de toda la serie, el príncipe dorniense Oberyn Martell (Pedro Pascal). La llegada del príncipe de Dorne en los libros es mucho más espectacular, que la que se vio en TV, con una larga horda de caballos, sirvientes, estandartes y mucho más. Acá no solo la comitiva del príncipe fue mucho más pobre y menos abultada de lo que se esperaba sino que Oberyn ni siquiera estaba ahí y Tyrion y Bron, que seguramente no tenían más nada que hacer, se quedaron como las novias de Barranca esperando al famoso príncipe,  que ya había llegado desde la noche anterior.

Pedro Pascal como Oberyn Martell.
Pedro Pascal como Oberyn Martell.

Pero ¿Dónde andaría el príncipe Oberyn? … A ver ¿A dónde iría usted si llegara a la capital mundial del turismo sexual, que curiosamente en ese mundo no es Cartagena, sino King’s Landing? Claro, a un burdel. Y allí vemos a Oberyn y a su compañera Ellaria Sand, intentando seleccionar una prostituta de un grupo, como si estuvieran en una subasta de ganado o algo por el estilo. Pero luego de desnudar a un par de ellas y seleccionar a una, al parecer Oberyn quiere otro integrante en la orgía que está preparando… y le pregunta al muchacho encargado del negocio que cuanto pide por darlo, y no supimos la respuesta porque enseguida llegó Tyrion con Bron a dañarle el negocio a Oberyn, con tan mala suerte que el príncipe le dice que no está en la ciudad únicamente para disfrutar de su variada oferta sexual, sino para destruir a los Lannister.

Y Oberyn no es el único que piensa en eso, Sansa está en medio de un feroz cuadro depresivo por la noticia de la muerte de sus familiares, y no encuentra una mejor manera de desquitarse que amargándole la vida a Tyrion, que de por sí ya la tiene amargada con Tywin, Cersei, Joffrey… Oberyn, Shae, etc, etc, etc. Sansa prefiere pasar sus días en el bosque del castillo, donde se encuentra con Ser Bontos… ¿Quién? preguntará más de uno… a ver ¿se acuerdan en el primer capítulo de la segunda temporada?… ¿hace dos años?¿en el Día del Nombre de Joffrey? ¿la primera escena? ¿no? Bueno, ese. Al parecer tuvo que esperar dos años para agradecerle por haberle salvado el pellejo, de la depravada mano de Joffrey. Ahí va la primera falencia de la temporada y es muy seria. En los libros se sabe perfectamente quien es Ser Dontos y por qué hace lo que hace, en la serie es un desconocido, que apareció de la nada, proveniente de una escena que nadie tiene por qué recordar.

Pero saliendo de la intriga de King’s Landing pasamos al frío Norte, donde Jon, ya recuperado de los flechazos, no precisamente de amor, de Ygritte se entera de la muerte de Rob, quien era como su hermano y de Catelyn, quien sólo era una bruja infeliz que le hizo la vida miserable. A Jon casi que se le ve feliz por el hecho, hasta que tiene que ir a la audiencia en la que debe explicar su ausencia. La situación es complicada, Raeghar Targaryen, digo Mance Rayder tiene un ejército de 100.000 y piensa atacar el Muro por el Norte y por el Sur. Por supuesto, Janos Slynt y Ser Alliser Thorne… o como se llame, no piensan en el ejército salvaje que piensa despellejarlos vivos, sino en hacerle la vida imposible a Jon, pero afortunadamente el Maestre Aemon interviene y dice que le cree a Jon, bajo la premisa de que es un detector de mentiras por haber crecido en King’s Landing. El Maestre Aemon siempre con sus bromas.

Thormund, el cazagigantes e Ygritte están en el contigente que va a atacar Castle Black por el sur y están hablando del próximo capítulo de Revenge, cuando aparecen unos caníbales que trabajan para Mance, advirtiéndoles que harán lo que sea para destruir a la guardia de la noche.

Y si por el Norte llueve, por los lados de la Bahía de los Esclavos no escampa. Daenerys está viendo feliz viendo jugar a sus dragoncitos de felpa, devorando una oveja a dentelladas, cuando por tratar de evitar que peleen, Drogon le muestra su afilado set de colmillos, dejando a Daenerys con la necesidad urgente de un papel higiénico. Pero como no solo de dragones, vive el hombre, Dany también empieza su tórrido romance con Eric Bana Daario Naharis, cuyo cambio de rostro sólo puede ser explicado por la acción de Soraya Montenegro o alguna villana de telenovela. Pero la luna de miel se les acaba cuando ven que el camino a Meereen está cubierto de niños esclavos crucificados. Ser Barristan ofrece su servicio de limpieza para sepultar a los muertos y evitar una pandemia mundial, pero Daenerys dice que es mejor verlos muertos, para ella tomar la ciudad con más ganas. Claro porque eso es más importante que dejarlos que se pudran en el sol.

El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys...
El verdadero giro de la historia hubiese sido que Drogon hubiese matado a Daenerys…

Y terminamos este capítulo con nada más y nada menos que con Arya y su acompañante, Sandor Clegane, más conocido en el bajo mundo como “El Perro”. Arya al parecer está aburrida de andar en el mismo caballo que El Perro, pero es que ya es como obvio, puesto que Arya ya se ve como de 20 años y está muy grande para ir delante del caballo. Y pues andan lo más de bien hasta que se encuentran con una banda de soldados Lannister, que Arya conoció en la segunda temporada, especialmente a uno de ellos: Polliver, que supuestamente mató sin misericordia a mucha gente en Harrenhal. Bueno, yo sí recuerdo las atrocidades de Polliver en los libros, pero acá nunca lo vi, y si lo vi, nunca lo vi matando a nadie, pero bueno… al parecer Arya necesitaba recuperar su espada Aguja, así que sin ningún motivo o razón ella y el perro se embarcan en una pelea a muerte con los soldados, todo para que Arya consiguiera un caballo y pudiera matar a Polliver. Esta escena está a años luz de su contraparte en el libro, donde Arya muestra una seria inestabilidad emocional al asesinar a Polliver, pero aquí como que se toma las cosas muy tranquila, como diciendo “Ah sí, te mato porque hace dos temporadas mataste a yo no quien, pero con calmita, sin ninguna prisa”. Y son las espadas (Dos Espadas) de Arya y El Perro, más que las de Tywin Lannister las que cierran el capítulo esperando la próxima emisión.

Reseñas X: Capitán América y El Soldado del Invierno.

Y llegamos a la novena película del universo Marvel. Tengo que confesar que tuve que consultar con Wikipedia el dato exacto, porque entre tanto héroes, tantos villanos y tantos reboots, (ojo, reboots, no robots)  se pierde la noción de la realidad y uno termina preguntando por qué en esta película no salió el Profesor X, si el también es del Universo Marvel. Pero en fin, hablemos del Capitán América y su Soldado del Invierno.

De las nueve películas que Disney (sí, Disney) ha sacado de los héroes de Marvel (Iron Man 1,2 y 3; Thor 1,2; Capitán América 1,2; El Increíble Hulk y The Avengers) “El Soldado del Invierno” es una de las más oscuras.

Luego de salir de la fantasía cómica de Thor y de las graciosas ironías de Tony Stark, nos quedamos con Steve Rogers, el menos gracioso, pero más complejo del grupo de los vengadores. Y la historia que lo acompaña hasta aquí es una fiel copia de la personalidad de su personaje central.

“El Soldado del Invierno”, aunque con obvios elementos de ciencia ficción, tiene como argumento central, el conflicto moral que representa la llamada “guerra preventiva” y los riesgos de sacrificar la libertad a cambio de la seguridad. Steve Rogers, el muchacho veterano de la segunda guerra mundial, despierta en un mundo donde la política es “Dispara primero y pregunta después” y donde él queda en medio de un serio conflicto de intereses políticos y militares.

Chris Evans, a quien todos conocimos como el narcisista Johnny Storm en “Los 4 Fantásticos” logra convencer con su actuación, pero Scarlett Johansson (que parece que no saben donde meterla)  y Samuel L. Jackson le sacan mucha ventaja.  Y no seguiré hablando de actuaciones en una película que incluye a Robert Redford y a la niña de Revenge.

Si bien la premisa es interesante y compleja, la narrativa  es supremamente predecible tanto así que los dos “super” giros de la historia (que no voy a decir aquí para no dañarles la película si es que no se la han visto aún) se ven venir desde el principio y no tienen nada de sorprendentes. Pero esas fallas argumentales se compensan un poco con unas nítidas escenas de acción y las ya comunes secuencias de destrucción épica, que en esta ocasión (gracias a Dios) no se les dio por calcar a Transformers y que en conjunto quedaron bastante bien.

Lo único que queda por anotar, sin empezar a soltar detalles de la trama, es que vale la pena verla y una advertencia, no salga corriendo apenas pasen los créditos… hay dos escenas al final de la cinta que no se puede perder, sobre todo si piensa seguirle el hilo al Universo Marvel en los años por venir (que no son pocos).

Calificación: 3.90/5.00

Matthew McConaughey, Premios Oscars y “True Detective” (Reseñas X).

Empezaré este post diciendo que Matthew McConaughey siempre me pareció un actor de segunda, que se esforzaba más por aparecer en los tabloides gringos, corriendo sin camiseta en las calles de North Hollywood, que por construirse un buen nombre en la industria cinematográfica. A diferencia de Brad Pitt, que sustentaba su privilegiado lugar en el Olimpo cinematográfico, seleccionando papeles extraordinariamente complejos desde joven (Devil’s Own, 12 Monkeys, Fight Club, Meet Joe Black), McConaughey parecía estar muy cómodo y relajado interpretando el mismo papel aburrido en cuanta comedia romántica salía a producción: el clásico galán de turno para las niñas lindas de la Lista A como Kate Beckinsale, Jennifer Lopez, Kate Hudson o Jennifer Garner.

Y teniendo esa particular opinión sobre McConaughey, fui el primero en sorprenderme cuando en menos de tres meses (lo que va corrido de 2014) logró ubicarse entre mis actores favoritos no por uno, ni por dos, sino por tres de sus personajes. La interpretación del tejano en  The Wolf of Wall Street, como el mentor de Jordan Belfort en las artes del engaño y la trampa en Wall Street, a pesar de ser relativamente corta, fue sin duda excepcional, uno (si acaso no el único) punto positivo en esa larga y aburrida película. Luego, interpretando a Ron Woodroof, el timador tejano con VIH que busca alternativas de tratamiento, McConaughey demostró que era capaz de grandes sacrificios por su credibilidad como actor, pasando por un aterrador cambio físico que literalmente lo dejó en los huesos. Valió la pena, ha sido el primer “Niño Bonito” en ganarse un Oscar a Mejor Actor, distinción que le ha sido esquivo a figuras como Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y George Clooney.

Y para completar la trifecta , está su actuación como Rust Cohle en la serie de antología de HBO “True Detective”.

“True Detective”, que en su primera temporada consistió de tan solo 8 episodios, ha sido universalmente aclamada por la crítica y no sin justa razón. Situada en el variopinto estado de Luisiana, la historia se centra en los detectives Rust Cohle (McConaughey) y Marty Hart (Woody Harrelson), cuyos defectos y cualidades se ven magnificadas por un misterioso caso de satanismo oculto en lo más rancio de la comunidad religiosa del sur de Estados Unidos. En la historia que se extiende por 17 años, McConaughey interpreta la versión de Rust Cohle de 1995, un meticuloso y perfeccionista detective, recién salido de los trabajos de infiltración que lo dejaron con una persistente adicción a las drogas, y también al Rust Cohle de 2012, un borracho obsesionado con las tareas inconclusas del pasado.

Por alguna razón, esta serie me recordó un poco a la fracasada serie “Reunion”, en la que los personajes también se enfrentaban a un asesinato por un periodo de 20 años, pero a diferencia de “Reunion”, True Detective es una verdadera obra de arte. Desde las tomas magnificas al paisaje natural y artificial del sur de Lousiana, pasando por los espectaculares diálogos, la música, el suspenso y el desarrollo de los personajes, True Detective califica como una de las mejores series que haya visto jamás. Y he visto muchas.

La serie, como antología, no traerá ni a McConaughey, ni a Harrelson de vuelta en la próxima temporada (a menos que sea en un aparición corta), ofreciendo un conjunto nuevo de personajes e historias, y quizás la próxima vez, resulte mucho mejor hacer una reseña capítulo por capítulo. Quinientas palabras se quedan cortas.

 

 

Nuevos Proyectos: Reseñas X.

 

TRADITIONAL MEDIA

Y cumpliendo con uno de mis 10 Propósitos Para 2014 (No, no el que se refiere a los 15 minutos de ejercicio diario), he decidido realizar unos cuantos cambios a mi blog, con el fin de hacer su contenido más accesible y fácil de encontrar, sobre todo para aquellos que comparten mi afición por el cine, la televisión y los libros. Ya a principios de año, había cambiado el diseño del blog, cambiando el tema y el diseño del encabezado, por uno más colorido que presenta un collage de fotografías, que representan algunos de los momentos más importantes para mi en los últimos 10 años. Además de eso, también se incluyeron en la barra lateral cuatro enlaces a las traducciones de mi blog en Alemán, Inglés, Portugués y Frances (con la tecnología de Google Translate)  y dos enlaces a mis web-novelas “El Mototaxi” y “El Penúltimo Espejismo”  con sus respectivas portadas.

Sin embargo, un blog no se construye sólo con diseños bonitos y buenos enlaces, se construye con contenidos y crece a medida que estos contenidos llegan a los lectores.

Para nadie es un secreto que en el último año, este blog se ha enfocado mucho (quizás demasiado) en reseñas sobre cine y televisión (mucho más sobre cine que sobre televisión) y por eso resulta una excelente idea agrupar todos esos contenidos bajo un sólo nombre, una sola marca claramente identificable. Es a partir de esa idea que nace Reseñas X.

A partir de hoy, las críticas sobre cine, televisión y literatura, se incluirán dentro de la categoría Reseñas X, además de las que ya utilizaban (Cine y Televisión, Historias y Cuentos). Este cambio también se reflejará en el título. Las reseñas se denominarán de dos maneras, de acuerdo a la ocasión. De la primera forma, llevará el nombre RESEÑAS X, seguido de un paréntesis opcional indicando el material que se comenta (Libros, Series, Películas) , seguido por el nombre del material. El paréntesis es opcional, debido a que algunas películas o libros son tan comercialmente conocidos, que resulta redundante estar mencionando de que clase de material se trata. ¿Ejemplos? Por supuesto.

Digamos que voy a escribir una reseña sobre “Los Pecados de Inés Hinojosa”,  aquí se puede crear una confusión puesto que con ese nombre hay un libro y una serie de televisión. El título quedaría así:

Reseñas X (Libros): Los Pecados de Inés de Hinojosa.

o

Reseñas X (Series): Los Pecados de Inés de Hinojosa.

Pero, si por ejemplo quisiera escribir sobre la película “El Sexto Sentido”, sería redundante e innecesario aclarar de que tipo de material se trata, porque todo el mundo sabe que es una película

Reseñas X: Sexto Sentido.

Como opciones aclaratorias, se puede incluir el nombre del director o del autor o incluso el año, de la siguiente manera.

Reseñas X: Sexto Sentido de M. Night. Shyamalan (1999).

Ahora que si se me da por ser muy creativo y se me ocurre un título interesante y divertido, se colocaría ese título y luego al final, entre paréntesis, el elemento aglutinante “Reseñas X”. Siguiendo con el ejemplo de Inés de Hinojosa:

Los Pecados de Inés de Hinojosa y Otras Aventuras Histórico-Sexuales (Reseñas X).

O con el ejemplo de “El Sexto Sentido”,

Sexto Sentido y Otras Películas Sobrevaluadas (Reseñas X).

Para terminar, no me gusta escribir en mi blog, sobre mi propio blog, me parece una práctica un tanto masturbatoria, sin embargo en este caso creo que es prudente dejar por escrito las reglas con las que pienso redactar parte del contenido del mismo. Mientras tanto un adelanto sobre que tratarán las primeras Reseñas X: True Detective, Nymphomaniac y Capitán América: El Soldado del Invierno. Nos estamos leyendo… y no me vayan a preguntar de que va la “X”.