Archivo de la categoría: Música

Sexo, Shakiras y Video.

Y arriesgándome a caer en las venenosas lenguas de algunos idólatras Shakifans (especialmente hoy que la doña cumple años) , he decidido dar mi opinión sobre su más reciente sencillo titulado  Can’t Remember To Forget You y de paso escribir una que otra frase sobre el correspondiente video.

Esta canción, que cuenta con la participación de la super vendedora cantante barbadense Rihanna, es una canción que mezcla elementos de reggae y new wave, (¿UB40?), con un toque de rock, que lo único que recuerda son los infructuosos intentos de Shakira de pegar con este género en el mercado de Estados Unidos.

En efecto, las estrofas de la canción tienen un refrescante aire tropical que la diferencia del mainstream musical, que en estos momentos aún está en manos del electro-pop. La letra de esta parte de la canción es poderosa y se armoniza perfectamente con el ritmo, creando un efecto pegajoso en la misma. Pero es en el coro donde empiezan los problemas. La tonada rock de lo que se supone ser el gancho del sencillo parece impuesta a la fuerza sobre el resto de la canción, con una letra floja en comparación con las estrofas.

Shakira pretende revivir en Estados Unidos el milagro de sus albumes de estilo más rockero en Español, por allá en los 90s, pero evidentemente la oferta de este género musical es demasiado amplia y demasiado orientada al mercado independiente (indie) y alternativo, como para que Shakira entre allí por alguna parte. Debió haber aprendido eso con Don’t Bother, que fue su primer paso en falso, desde los tiempos de Peligro.

Pero los problemas para #CRTFY no terminan ahí.

La segunda estrofa de la canción es interpretada magistralmente por Rihanna cuyo acento y rango vocal encajan a la perfección con la tonada, por lo que la pregunta que surge es ¿Qué carajos hace Shakira ahí? La colombiana nunca ha sido una cantante con un amplio rango vocal, por lo que queda muy mal cuando se le compara con Rihanna dentro de la misma canción. La cantante de Barbados, como es usual en ella, toma la canció, la domina, transforma y eleva a nivel muy superior al que la había dejado Shakira en la primera parte.

La superioridad de Rihanna es aún más evidente en el bridge final, que ambas artistas comparten. El asunto es que en ningún momento las voces de las artistas se complementan, sino que entran en un conflicto vocal donde Shakira sale perdiendo.

La producción de la canción es, a falta de otra palabra, bastante regular sobre todo si en realidad la intención de Shakira era impactar en el Hit Parade norteamericano; es decir, la canción está muy buena para el nivel que se maneja en América Latina y en Europa, pero deja mucho que desear para Estados Unidos… el problema de producción se hace más evidente por el simple hecho que los covers producidos por artistas amateurs tienen mucha más chispa.

Ya había hablado que desde hace un par de albumes, Shakira parecía haber peridido su toque mágico, quisiera creer yo por imposiciones de su disquera, pero quizás esté equivocado y esta canción logra ubicarse bien al final. Quien quita, si Ke$ha y Pitbull pudieron tocar el número 1 con Timber, cualquier cosa puede pasar.

PD: Respecto al video, creo que además de las escenas pseudo-lésbicas entre Rihanna y Shakira (que tienen tanta tensión sexual como la misa de 5), el video aporta poco a nivel visual. ¿Un palacio super lujoso? Ya lo vimos en Born to Die, de Lana del Rey, que no se quedó en las paredes y los pisos, sino también en una historia … ¡y en los tigres! ¿Shakira tocando Rock? ¿Acaso no vimos eso en Inevitable? Ya Shakira, supéralo, estamos en 2014, no en 1999. Please.

 

12 Canciones Obstinadas (Versión 2013).

Canción Obstinada: Dícese de aquella canción que una vez entra en tu cerebro, se repite, se repite y se repite, hasta que queda sabiendo a cacho. (Para el sumario, no sé a que sabe el cacho).

Que mejor manera de recordar el año que llega hoy a su final que esas canciones obstinadas que duraron en tu sistema por días, semanas y hasta meses, cada una evocando un momento, una ocasión, una fecha específica. La siguiente lista trata de especificar mis canciones obstinadas de este año, tratando de ubicar cada una en un mes calendario, aunque no sin cierto margen de error.

No habrá necesidad de explicar cada una de ellas, porque si algo tiene la música es su inmensa de capacidad de explicarse a ella misma.

Enero.

Febrero.

Marzo.

Abril.

Mayo.

Junio.

Julio.

Agosto.

Septiembre.

Octubre.

Noviembre.

Diciembre.

New_Year_wallpapers_Happy_new_2014__abstract_picture_047619_

10 Covers De “I Knew You Were Trouble” Iguales o Mejores Que La Original de Taylor Swift

Y desde ayer, que vi en la categoría de “Mejor Respuesta” cierto cover de “I Knew You Were Trouble” de Taylor Swift, no me he podido sacar la canción de la cabeza (entre otras razones que no vienen al caso) y me he dado cuenta que esta canción que ocupó el lugar número 2 de Billboard el año pasado, parece que le han sacado más covers que ha “Umbrella” y todos ellos realmente muy buenos, tanto que logran igualar o hasta mejorar la versión original.

10. Midnight Red

¿Un cover hecho por una band boy? ¿Qué sigue? ¿EPSs matando pacientes? Al menos tienen buenas armonías.

9.  Twenty For Seven

Aún con el aspecto de mariscal de campo de película de terror del vocalista, y la mostradera de dientes del mismo, mismo, se reconoce que el cover tiene muy buena energía y es completamente acústico.

8.  Madilyn Baily 

¿Qué sería la música pop sin un poco de drama como el de este cover? Aunque claro, hay que decirle a esta niña que no haga videos en HD sin maquillarse bien antes. ¿Será que ella es la que toca el piano?

7.  Sam Suit Tsui

Tsui siempre hace sus covers con versiones mejorados de las melodías a las que hace homenaje, en esta se luce; le veo más futuro como productor que como cantante…

6. Avril Lavigne Tiffany Alvord

Muy buena voz la de esta niña, lástima que le haya copiado todas la manías de pordiosera a Avril Lavigne… ah y está bonito el video.

5.  Alex Goot

No sé que pretende este sujeto con esa pinta de nerd trasnochado, pero la hace bien. Más si se tiene en cuenta que él es el hombre orquesta, mucho mejor que ese payaso de la pantalla que mostraron en Colombia Tiene Talento.

4. Michelle Chamuel

Bueno y parece que Estados Unidos, La Voz no es sólo para que los jurados promocionen su decadente música, como en cierto país al noroeste del continente sudamericano, pero bueno, allá hacen muy buenos covers… como este.

3. Peyton Mcmahon 

¿Qué clase de nombre es Peyton para un hombre? En todo caso, es un excelente cover, por la voz del sujeto y porque apenas se acompaña de una guitarra. 10 puntos. No tiene nada que ver con su apariencia de Mark Zuckerberg en The Social Network.

2. Taylor Swift.

Aunque técnicamente no es un cover, sino el original ¿Cómo no lo voy a incluir aquí? Excelente la idea de Swift y Max Martin de combinar tantos ritmos en una pieza tan detalladamente cuidada. No me sorprende que le hayan hechos tantos covers.

1. Walk Off Earth

Sin duda la mejor versión, completamente á capella y logran un mejor efecto que la versión orginal de Swift y esta es sin duda la única que la supera.

¿Les gustó el orden? ¿Faltó alguna? Ahí están los comentarios… desquítense.

La Demoledora Miley Cyrus

Callándole la boca a detractores y mojigatos, la nueva canción de Miley Cyrus “Wrecking Ball” haciendo honor a su nombre llegó para demoler a la crítica y a su insípida competencia. 

Miley, al igual que la infame bola, demoledora.

Hace un par de meses, cuando la ex-princesa de Disney Channel, Miley Cyrus lanzó el video del primer sencillo de su album Bangerz al igual que el resto del mundo quedé impactado por el cambio tan pronunciado de la artista, de su imagen de niña buena apta para todas las edades, pasó a una completamente radical. Se cortó el pelo, se hizo tatuajes y se quitó la ropa, lo cuál fue un completo escándalo teniendo en cuenta que hasta hace un par de años, era ella el referente del entretenimiento infantil.

We can’t stop” fue una bomba nuclear a la imagen Disney de Cyrus, aunque evidentemente muchos (incluyéndome) creyeron que esto era sólo una pataleta pasajera que la artista terminaría pagando muy caro, pero con “Wrecking Ball“, Cyrus demuestra no sólo que está dispuesta a todo por conseguir un lugar prominente en el Olimpo musical, sino que tiene las herramientas para lograrlo.

Los dos sencillos lanzados por Cyrus muestran que la artista acompañó su drástico cambio de imagen con una excelente producción musical, “We Can’t Stop” fue producido por Mike Will Made It, quien ha producido material para Rihanna y Kanye West, mientras que “Wrecking Ball” tiene el sello de “Dr. Luke”, colaborador de varios número 1 en las voces de Katy Perry y Britney Spears. Así mismo ha elegido excelentes directores para su polémicos videos, Diane Martel, con más de 20 años de experiencia, le imprimió el toque simbólico a “We Can’t Stop”, mientras que el afamado y multipremiado fotógrafo Terry Richardson hizo lo mismo con “Wrecking Ball”, que el mojigato público estadounidense denostó por las imágenes de Cyrus desnuda encima de una bola de demolición, ignorando el simbolismo y la excelente dirección del vídeo, eso sin mirar la excelente pieza musical.

Es comprensible que Cyrus haya recibido tantas críticas por su oscuro pasado en Disney, pero su jugada es magistral, aprendió de Madonna, Britney Spears y Lady Gaga que se necesita una estrategia de mercadeo, promocionarse, venderse a nivel personal, vender una imagen, antes que un trabajo musical.  Tengo mis dudas sobre si la imagen de Cyrus, los infames movimientos de su lengua y su ya mundialmente famoso twerking  (“perreo”) son en realidad idea suya o parte de su personalidad, ya que parece ser que su propósito fundamental es hacer que la gente hable, trine y comente.

Lo más seguro es que la imagen rebelde de Cyrus sea sólo un truco de mercadeo, pero si es así, es el mejor que se ha visto en años.

Lo que si es imposible negar es el éxito que está teniendo la niña de Billy Ray Cyrus (a quién el otro día vi en Mulholland Drive), los dos sencillos se han vendido como espuma, roto records de audiencia en YouTube y han sido objeto de artículos y notas de prensa en todas partes. Un logro muy importante para alguien de la misma generación de Selena Gomez y Demi Lovato, cuyo moderado éxito palidece comparado con el de Cyrus. Y el logro más importante para esta niña, a la que medio mundo vio crecer, es que nos olvidáramos de las estupideces extravagantes de Lady Gaga y de la imagen de zorra tontorrona de Katy Perry. Ya era hora.

 

Miley Cyrus y “We Can’t Stop”

Hacía mucho tiempo que no escribía nada sobre música y la razón para no hacerlo, además del hecho que mi plan de datos se agota más rápido de lo que quisiera, es que realmente en este campo del entretenimiento todo es tan repetido y poco original, que en realidad nada es sorprendente. Pero habiendo escuchado el más reciente sencillo de la ex-estrella infantil de Disney, Miley Cyrus, y habiendo visto el correspondiente vídeo he decidido volver a escribir el asunto porque logró algo que creía imposible hace mucho tiempo: poner a prueba mi capacidad de asombro.

“We can’t stop” es en esencia una canción pop, con un fuerte elemento R&B romántico amalgamado con toques electrónicos que harían llorar de la envidia a Rihanna, pero a diferencia de los éxitos de la artista caribeña que se desdibujan en cada lanzamiento, esta tiene un elemento  de frescura y rebeldía atractiva y pegajosa. La canción evidentemente fue hecha a la medida de Cyrus, tanto así que el propio nombre de la artista se incluye en la letra… y es la primera vez que veo que sucede en una canción que no parece salida directamente del Bronx. Es esencia el himno de liberación de Miley, diciéndole adiós a una vida controlada por la mercadotecnica de de Disney y de las asociaciones de padres cristianos que tanto pululan en los Estados Unidos, pero a diferencia de lo que hizo Christina Aguilera con “Dirrty”, “We Can’t Stop” es un mensaje personal con algunos tintes de sensualidad, no una apología musical al sexo.

En cuanto al vídeo, aún no sé por donde empezar a elogiarlo. La directora, que si no estoy mal es de apellido Martel, es la misma que dirigió el video “3″ de Britney Spears y parece que tiene un talento muy especial para lograr vídeos impactantes con un presupuesto reducido. Martel logra sacarle partido no sólo al look rebelde de Miley, sino también a su belleza, porque eso sí, definitivamente el dinero de Hannah Montana si fue muy bien invertido en tratamientos dermatológicos y dentales que hacen ver a Cyrus como una mujer excepcionalmente hermosa con un corte de cabello que haría ver ridículas al 99.97% de las mujeres de su raza.

Miley Cyrus
Hermosa.

El video está lleno de sugestiones, pero sin caer en la vulgaridad de lo evidente. Todo en un rompecabezas de simbolismos y mensajes ocultos que tomaría semanas analizar uno por uno (y por supuesto no faltará quien lo intente). Me recuerda un poco a la segunda película de American Pie, en el sentido en que se muestra con rudeza ciertas facetas del comportamiento humano, pero en este video se logra con mucho tacto. También es de encomiar que Miley no se ve falsa, a pesar de su oscuro pasado Disney, logra representar muy bien su transformación a la adultez en sus propios términos.

Por último, era de esperar que los fanáticos acérrimos de la inocente Miley de Hannah Montana, fueran los primeros en poner el grito en el cielo, utilizando epítetos como “ramera” (que bíblico) para referirse a ella… pero ya era hora de que alguien lograra despegarse de ese lastre que impone el entretenimiento infantil y pasar a una mejor etapa, cosa que ni Selena Gomez, ni Demi Lovato han podido consguir, siguiendo los pasos de Hilary Duff y Lindsay Lohan.

Por último, puede que toda esa rebeldía sea falsa al igual que esos tatuajes, con el único ánimo de vender a la nueva Miley, y si es así, creo que han logrado un muy buen resultado.